Un huevón a pedal del siglo XIX argumenta por qué los motores eléctricos nunca van a reemplazar a los motores a vapor generado con carbón

El Laucha Jevons en su interesantísimo libro The Coal Question dice:

To go on to other suggestions, we may notice the very prevalent opinion that the
electro-magnetic engine will some day supersede the steam-engine. Such an
engine, however, must be worked by an electro-positive metallic element as the
source of power. Now it is coal or fuel only by which we can smelt ores and
obtain the metal required for the engine, and it is demonstrable that we should
get far more force by using coal directly under a steam-engine boiler, than by
using it to smelt metals for an electro-magnetic engine. After the exposure of the
claims of such an engine by Baron Liebig, I need not dwell upon it. The
predominance of steam, too, is shown most clearly in the fact that the steam-
engine is used conversely to turn Faraday’s magneto-electric machines, and
supply electricity for telegraph purposes, and for illuminating lighthouses. And
while force is found to be the cheapest source of electricity, it is impossible that
electricity should be the cheapest source of force. The electro-magnetic engine
might be found a convenient device for applying or concentrating force in some
particular circumstances, but the force must ultimately be furnished by coal.

Anuncios

Solución por economía que falla: HFC-23 y MDL

Más de los indulgence peddlers.

Tomando, al azar, Carbonmarketwatch:

HFC-23 es un subproducto no deseado en la fabricación de HCFC-22, un refrigerante y sustituto temporal de los CFC. La destrucción de HFC-23 en las plantas de HCFC-22 en los países en desarrollo puede ser registrada como proyecto MDL lo cual da lugar a la certificación de una gran cantidad de créditos (RCE). Como es muy barato instalar una planta de destrucción de HFC-23 y registrarlo como proyecto MDL, esto se ha traducido en enormes ganancias para las plantas de HCFC-22 y ha creado un incentivo perverso para aumentar la producción de HCFC-22 con el objetivo de ganar dinero con la destrucción del HFC-23 como resultado. Esta es la razón porque se suspendiera la acreditación de estos proyectos en 2010 mediante una normativa y se tornaran medidas más estrictas en el año 2011. Sin embargo, todavía no son lo suficientemente estrictas y aún amenaza con socavar los objetivos del Protocolo de Montreal y la protección de la capa de ozono. Las normas revisadas tampoco se aplican hasta que los proyectos tengan que renovar su período de acreditación. Esto significa que a partir de 2012 hasta el final de los períodos de acreditación (siete años después de iniciar un proyecto), más de 240 millones de créditos serán emitidos bajo las viejas reglas.

Por ello, la UE ha prohibido los créditos HFC-23 del uso de su Sistema Europeo de Comercio de Emisiones (EU-ETS por sus siglas en inglés) a partir de abril de 2013. La mayoría de los países de la UE también ha prohibido créditos HFC-23  para uso en los sectores no comerciados, es decir fuera del EU ETS. Sin embargo, dado que los créditos HFC-23  todavía pueden ser objeto de comercio a lo largo de 2012 y teniendo en cuenta que no todos los miembros de la UE han extendido la prohibición a los sectores no comerciables, esta claro que el tema no ha sido aun resuelto por completo en la UE.

Incluso, después de varios años de ostracismo, sigue siendo el 7% de la generación de CERs y acumula el 28% de todos los bonos de carbono emitidos (por lejos, la categoría más destacada, por más que tiene sólo el 0,3% de los proyectos. Y sí, hay un par de metodologías más vinculadas a HFC pero son marginales). Cuenta el pipeline:

Sin nombre.png

Y la propia normativa para “solucionarlo” reconoce que:

Industrial gas projects raise environmental concerns. Exceptionally high rates of return from the destruction of HFC-23 has the consequence of stimulating the continued production and use of chlorodifluoromethane (HCFC-22), a potent ozone depleting and greenhouse gas substance, in registered plants at the maximum level allowed by the project activity methodology. As a result, the production of HCFC-22 could be higher than what it would have been in the absence of project activities. This in turn undermines the ‘2007 Montreal Adjustment on Production and Consumption of HCFCs’ under the Montreal Protocol on Substances that Deplete the Ozone Layer (3), to establish the accelerated phase-out of HCFC-22 for non-feedstock use. It is also inconsistent with Member State financing of the phase-out of HCFC-22 production through contributions to the multilateral fund under the Montreal Protocol. These high rates of return result in distortions of economic incentives and competition and in shifts in production from adipic acid producers established in the Union to registered producers in third countries. The much more favourable treatment of adipic acid producers participating in the Kyoto mechanisms than those entering the Union scheme as of 2013 will increase the risks of similar shifts in production, and a net increase in global emissions. To reduce distortions of economic incentives and competition and avoid greenhouse gas emission leakage, restrictions on the use of these international credits are justified.

A modo de ejemplo, la metodología par el análisis de estos proyectos debió sumar una aclaración de picos de producción históricos para no incentivar la producción (por el interés en vender la destrucción del subproducto generadora de bonos de carbono).

Analizando proyectos particulares, muchos de los cuales están ubicados en China (en una época aún más opaca) se encuentran perlas como la siguiente en el detalle del supuesto espacio de intercambio de interesados y participación pública (el proyecto decía que su participación pública en terreno era hacer 23 encuestas en terreno, 21 de las cuales eran a granjeros de los alrededores de la fábrica y es cierto que le proyecto tenía potencial de mover en el orden de los 30-50 millones de dólares al año en “reducción” de emisiones):

comments

 

¿Cuánto tiene que cobrar un jubilado?

Hacer algunos números es un sano ejercicio. Todo lo demás es demagogia y boquear.

8 millones de asalariados con un ingreso promedio de 12.760 (Fuente). Pongamos 15.000 brutos para redondear, de los cuales un 22% (11 empleado, 11 empleador) se destina al sistema de seguridad social. En otras palabras, unos $3.300.

Hay casi 7 millones de jubilados y pensionados (Fuente). O sea, que podemos multiplicar esos $3.300 * 1,15 y llegar a $3.795

Esta estimación rápida que se hace en 5 minutos pero quizás excede a algunos muestra el problema. Se pueden emprolijar los números, pero no va a cambiar la conclusión: incluso para llegar a una jubilación pedorra de 8 o 9 mil pesos hace falta transferir miles de millones de pesos al mes mediante impuestos específicos (combustibles) y recursos generales del tesoro.

La sábana es corta, ¿qué impuesto estás dispuesto a subir para pagar más las jubilaciones? ¿O dejamos de esperar que el Leviatán resuelva todo? Y eso sin contemplar costos de transacción que son ridículamente altos…

Helado de 1/4

Casi como una manada de mosquitos esparciendo dengue, las heladerías del barrio se han contagiado y prácticamente todas ofrecen un cuarto de kilogramo de regalo con la compra de un kilogramo.

El comprador podría pensar que, en lugar de pagar $150 el kilo y un cuarto (o cinco cuartos), sería más atractivo que el kilo esté a $120. Incluso puede hacer ruido la idea considerando el cuarto es el helado donde mayor proporción del precio consume el costo del envase, y se genera un trabajo adicional. Pero el fenómeno que busca generar el cuarto de regalo es otro distinto, es la diferencia entra la compra o no compra.

El precio es una diferencia difusa y hasta difícil de tener presente en tiempos de inflación elevada, y los descuentos en porcentaje sobre el precio han sido tan abusados que es improbable que tengan un impacto fuerte. El cuarto de regalo, sí funciona. Una consulta con un experto local (el heladero de la cuadra siguiente, que aplica esta técnica perversa), arroja como respuesta que los heladeros no tienen claro por qué funciona pero sí saben que funciona. O al menos, aumenta la cantidad de kilos vendidos, el análisis brindado no es demasiado sofisticado.

¿Por qué funciona? Aventuremos. Funciona porque sugiere mucho más de lo que podrían sugerir 30 o 40 pesos de diferencia: el cuarto para el (o los) tutores que compran a los niños-rata, el cuarto que guarda la esposa en el fondo del freezer para convidarle al amante (el kilo lo compartirá con el cornudo), el cuarto para el día siguiente, o para pedir ese gusto que sólo le agrada al que pide, el cuarto es individualidad, es personalidad, es tener algo distinto para contar o mostrar, es el Just Do It, Impossible is Nothing, Think Different, es todo lo que pide la factoría social: la pseudo-originalidad respetando el canon establecido.

Así que ahora que lo desarticulemos no caigamos más en la trampa de pagar pequeñas fortunas por un grumo de diabetes, obesidad y cáncer camuflado con mucho dulzor. En todo caso comamos…  ¿alguna fruta?, una manzana, por ejemplo. Pero antes, déjeme que le cuente algo de la fruta…

Doná tapitas

-¡No Rubén! ¡¡¡No tirés la tapita!!! Fijate que ahí al lado de la heladera hay una cajita donde las juntamos.

-Ah… ¿para qué?

-¿No conocés lo de juntar tapitas? Es para hacer una diferencia, ayudamos a un chico del barrio que se tiene que operar

-¿En serio? ¿Cuantas tapitas juntás?

-Y… una o dos por día mínimo, los fines de semana más.

-300 por mes, pongamosle, para ser generosos.

-Jajaja, ponele que sí, ¿por qué?

-300 tapitas, cada tapita pesa entre 1 y 2,5 gramos según la marca y la botella, pero tomemos 2,5 gramos así te doy ventaja.

-Bueno, pero me parece que se hacia donde va estoy no me va a gustar.

-Claro que no te va a gustar, Ricardo. 300 tapitas a 2,5 gramos la tapita son 750 gramos por mes de tapitas. Las tapitas se están pagando unos 4 o 5 pesos el kilo como buen precio. O sea que ayudás a tu chico del barrio con unos 3 pesos por mes. Y encima le hacés laburar para acopiar las tapitas, porque sólo las retiran si juntan de a 500 kilos, y para sacarle algún pesito más tiene que separarlas por color. Podrías darle un alfajor y hacer más “diferencia”. O dale los $10 que te cuesta cualquier alfajor intermedio y le ahorrás un montón de trabajo y le duplicás la ayuda.

-Bueno, pero es simbólico, el grano de arena…

-Justamente, es simbólico, a razón de $3 por mes no lo ayudás, hacés de cuenta que lo ayudás. Todo lo que gastás en agua embotellada podrías donárselo y tomar agua de la canilla, eso podría ser hacer una diferencia, ¿no?

-No te invito más a mi casa.

-Gracias, no pensaba venir más de todos modos, no vaya a ser cosa que te quieras justificar diciendo que estás salvando al planeta por juntar las tapitas…

 

Anexo:

Me encontré con esta nota: http://www.telam.com.ar/notas/201411/87107-es-record-mundial-la-juntada-de-tapitas-a-beneficio-del-hospital-garrahan.html

Destacan los 1.700.000 pesos que se juntaron para un hospital al juntar 477.000 kg de tapitas. A razón de $3,5 por kg de tapita en 2014 (y eso que el hospital obtiene un precio preferencial por solidaridad y por el volumen que maneja).  Dice que son 198 millones de tapitas, que coincide con los números que manejan Ruben y Ricardo en el diálogo anterior.

Si para el 0,1% de esas 198.000.000 de bebidas en vez de comprarlas, se donasen $10, llegaríamos a la misma suma (de hecho, a $200.000 más) y se ahorrarían todos los costos y el impacto ambiental de fletes y movimientos de tapitas. A esto habría que sumar la donación en pesos de todos los aportes que hacen distintos actores (fletes gratis, acopio gratis, servicio de recepción gratis…).

Ricardo ve aceptable usar tapitas para hacer artesanías pedorras donde el valor agregado sí es significativo, pero le parece extremadamente ineficiente y en muchos casos hipócrita la recolección para revenderlas a granel.

¿Fallas del mercado?

Quizás, las externalidades ambientales y sociales “ignoradas” no son una falla del mercado. El mercado es, por el contrario, demasiado sincero en reflejar que como sociedad preferimos tener algún juguete electrónico de bajo precio y que haya más mineros muertos y manufactura con mano de obra esclava.

La falla no es del mercado, es de nuestra moral (si es que es una falla).

 

“We cannot blame our young men when they prefer the safe, salaried position to the risk of enterprise after they have heard from their earliest youth the former described as the superior, more unselfish and disinterested occupation. The younger generation of today has grown up in a world in which, in school and press, the spirit of commercial enterprise has been represented as disreputable and the making of profit as immoral, where to employ 100 people is represented as exploitation but to command the same number as honourable.

The guiding principle in any attempt to create a world of free men must be this: a policy of freedom for the individual is the only truly progressive policy.”

“No podemos culpar a nuestros jóvenes si prefieren una posición segura, con un salario fijo, al riesgo del emprendimiento propio, después de que han venido escuchando desde su niñez que la primera es la ocupación superior, más desinteresada y menos egoísta. La generación más joven de hoy ha crecido en un mundo en el que, desde el colegio y la prensa, el espíritu de iniciativa comercial ha sido representado como algo negativo y el lucro como algo inmoral; donde emplear a 100 personas es explotación despiadada pero comandarlas (desde un cargo) es honorable. ”

“El principio rector en el intento de crear un mundo de hombre libres debe ser el siguiente: una política de libertad para el individuo es la única política realmente progresiva”.

Claramente, derrocha un espíritu de hace algunas décadas. Pero por otro, el renacimiento del estatismo está regenerando esta situación. Qué será, qué será.