Campo traviesa

enero 15, 2016 § Deja un comentario

Siempre me gustó tomar atajos rurales, incluso en épocas de GPS y Google Maps se pueden encontrar nuevos caminos, pero más todavía lo hacía cuando era joven, explorando caminos a veces casi cruzando a campo traviesa. La mayoría de las veces no llevan a ningún pueblo perdido ni pulpería fantástica, sino que desembocan en algún camino secundario o alguna ruta provincial.

Pero a veces sí se encuentran cosas inusuales. Así conocí a la trigueña santafesina que cambió mi vida y me hizo darme cuenta de quien soy.

Era un atardecer inusualmente fresco de noviembre, y me encontré casi perdido cruzando por una huella de tierra, con pasto crecido y arbustos invadiendo el camino, yendo de una pequeña colonia perdida hasta La Pelada. Faltaban todavía al menos dos o tres horas para llegar, así que cuando vi una casa con gente me acerqué para ver si conseguía algo para comer.

A medida que me a cercaba, escuchaba ruidos fuertes, música y muchas voces. Dejé el coche a unos 300 metros de la casa junto a otros que estaban estacionados. Afuera de la casa había varios hombres parados que me saludaron, les devolví el saludo con la mano y les comenté mi situación. Me tomó por sorpresa la respuesta:

– Pasá querido, hace un rato se casó mi hermano y acá estamos festejando. Comida y bebida no te va a costar encontrar.

Adentro había no menos de 45 personas, casi todos familia y algunos amigos íntimos. Por suerte mi acento mendocino cayó simpático, tanto que fui bienvenido y me puse a comer como uno más y salude cálidamente a los novios. Incluso me saqué una foto con ellos que todavía guardo en algún lugar.

A los pocos minutos dejé de comer y me dediqué a la pista de baile. Ahí fue cuando nos empezamos a mirar con la trigueña. Mi situación era un poco delicada, por eso aproveché a un borracho conversador y le pregunté:

– ¿Quién es la que está parada al lado de la parrilla? Sí, esa que está charlando con la vieja, ¿viene con alguien?

Así me enteré que se llamaba Renata, que era una prima soltera (la solterona le decían, aunque tenía treinta y pocos o cuarenta y pico, me precisó el borracho con envidiable impunidad) de un pueblo cercano. Que le avance tranquilo pero que sepa que no es una mina para cualquiera. Que no por nada le decían “la Campo”.

Obviamente, que me digan que me ande con cuidado me hizo tirarme de cabeza sobre Renata y empezar a enredarla con alguna charla y algo de baile. Dos primas, bastante fuleritas, (las otras dos solteronas, me había dicho el borracho) nos miraron y cuchichearon entre risas. Yo lo tomé como que era una buena señal, y que lo hacían de envidia contra la prima linda, con la que evidentemente ya empezaba a haber atracción.

Siguió la fiesta y, me fui quedando, hasta que a propuesta de la propia Renata nos fuimos para que la lleve hasta su pueblo, distante a algunos kilómetros. Llegamos y sin vueltas pasé a su casa y nos duchamos, pero por separado insistió ella. Ya en la cama, me pidió que la deje atarme, a lo que accedí. Atado y desnudo, mientras Renata me chupaba la pija me dijo:

– ¿Sabés cómo me dicen los que me conocen bien?

– Sí, La Campo

– Jajaja, ¿quién te dijo? ¿Julián? Pero el siempre está borracho y se olvida de la parte importante. Me dicen La Campo Traviesa.

Y en cuanto terminó de decir eso se sacó el vestido que antes no había querido sacarse y me mostró una pija de tamaño considerable. Tuve un primer shock, pero me la estaba chupando tan bien que no se me fue la excitación. Tampoco me intenté desatar aunque hubiese podido, así que reconozco que fue consentido. Y en el fondo me gustó esa/e trigueña/o que me hizo cambiar de perspectiva y me rompió el culo y el corazón.

¡Ay, trigueña traviesa de mi juventud!… cómo te extraño en estos días.

El Tito Sanz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Campo traviesa en Benceno el Sepulturero.

Meta