Helado de 1/4

enero 14, 2016 § Deja un comentario

Casi como una manada de mosquitos esparciendo dengue, las heladerías del barrio se han contagiado y prácticamente todas ofrecen un cuarto de kilogramo de regalo con la compra de un kilogramo.

El comprador podría pensar que, en lugar de pagar $150 el kilo y un cuarto (o cinco cuartos), sería más atractivo que el kilo esté a $120. Incluso puede hacer ruido la idea considerando el cuarto es el helado donde mayor proporción del precio consume el costo del envase, y se genera un trabajo adicional. Pero el fenómeno que busca generar el cuarto de regalo es otro distinto, es la diferencia entra la compra o no compra.

El precio es una diferencia difusa y hasta difícil de tener presente en tiempos de inflación elevada, y los descuentos en porcentaje sobre el precio han sido tan abusados que es improbable que tengan un impacto fuerte. El cuarto de regalo, sí funciona. Una consulta con un experto local (el heladero de la cuadra siguiente, que aplica esta técnica perversa), arroja como respuesta que los heladeros no tienen claro por qué funciona pero sí saben que funciona. O al menos, aumenta la cantidad de kilos vendidos, el análisis brindado no es demasiado sofisticado.

¿Por qué funciona? Aventuremos. Funciona porque sugiere mucho más de lo que podrían sugerir 30 o 40 pesos de diferencia: el cuarto para el (o los) tutores que compran a los niños-rata, el cuarto que guarda la esposa en el fondo del freezer para convidarle al amante (el kilo lo compartirá con el cornudo), el cuarto para el día siguiente, o para pedir ese gusto que sólo le agrada al que pide, el cuarto es individualidad, es personalidad, es tener algo distinto para contar o mostrar, es el Just Do It, Impossible is Nothing, Think Different, es todo lo que pide la factoría social: la pseudo-originalidad respetando el canon establecido.

Así que ahora que lo desarticulemos no caigamos más en la trampa de pagar pequeñas fortunas por un grumo de diabetes, obesidad y cáncer camuflado con mucho dulzor. En todo caso comamos…  ¿alguna fruta?, una manzana, por ejemplo. Pero antes, déjeme que le cuente algo de la fruta…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Helado de 1/4 en Benceno el Sepulturero.

Meta