Igualdad

noviembre 27, 2012 § Deja un comentario

En una casona bastante opulenta de fines de siglo XVIII, está explicando a sus congéneres como es el futuro Felipe Livingston, el hombre que viajó hasta principios del siglo XXI y volvió:

Coro de parroquianos: ¡No puede ser!

Felipe: Cómo les explico… es increíble lo tanto que esa manga de mariconcetes nos ha malinterpretado. La culpa es tuya Tomás, que insistís con el uso de la palabra hombre y no nos dejaste ser más específicos, ¡carajo!

Tomás: ¿Cuánto más específico? ¿Quién iba a pensar que si aclarábamos “hombre” a estos imbéciles les iba a dar por entender que hablamos de las mujeres? ¿o de los humanoides del África?

Felipe: Es terrible, realmente terrible, la sociedad se deshace por no saber restringir. Por no entender que la igualdad y libertad es sólo para los que son iguales y libres. Trágico.

C. de P.: ¿Y qué vamos a hacer? ¿Cómo torcer la historia? ¿Cómo evitar la caída?

Felipe: La caída es inevitable, la historia ya es deforme. Lo que podemos hacer es redactar las cosas incluso más ambiguamente de lo que pensábamos, y condenar a estas lacras futuras a una decadencia total y al aniquilamiento de la especie.

C. de P.: ¡Sí! ¡Muerte a los ignominiosos descendientes!

Tomás: ¡Escriba!, tome nota entonces:

When, in the course of human events…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Igualdad en Benceno el Sepulturero.

Meta