Regulación de oficios

octubre 20, 2012 § Deja un comentario

“The utter hopelessness of the position of those who, in a society which has thus grown rigid, are left outside the range of sheltered occupation can be appreciated only by those who have experienced it. There has never been a more cruel exploitation of one class by another than that of the less fortunate members of a group of producers by the well established. This has been made possible by the ‘regulation’ of competition. Few catchwords have done so much harm as the ideal of a ‘stabilization’ of particular prices or wages, which, while securing the income of some, makes the position of the rest more and more precarious (…) With every grant of such security to one group the insecurity of the rest necessarily increases. If you guarantee to some a fixed part of a variable cake, the share left to the rest is bound to fluctuate proportionally more than the size of the whole. And the essential element of security which the competitive system offers, the great variety of opportunities, is more and more reduced.”

Dice Friedrich von Hayek, que a veces parece que vivió en la Argentina del siglo XXI y viajó al pasado para escribir:

“La irremediable posición de aquellos que, en una sociedad que ha adoptado políticas que la hacen más rígida, quedan afuera de las profesiones u oficios “protegidos” (regulados) puede ser entendida sólo por quien lo experimentó. Nunca existió una forma de explotación de una clase por otra más cruel que ésta, que es la de la explotación de los trabajadores “fuera del sistema” por aquellos en oficios y profesiones protegidas. Esto es posible por la “regulación” de la competencia. Son pocas los discursos que han causado tanto daño como aquellos que hablan de “estabilización” de precios y salarios, una situación que, si bien asegura la situación de un grupo, hace la situación de todo el resto de la sociedad más precaria e inestable. Y, fundamentalmente,  se reduce cada vez más el elemento de seguridad que ofrece la diversidad de un sistema competitivo con su variedad de oportunidades”

Como en un sistema natural, reducimos la biodiversidad económica, destruimos los incentivos adecuados, introducimos trabas innecesarias y, como un faisán caucásico atorado en una red de pescador, todo se cae en picada.

Por cada oficio protegido cobrando sumas ridículas por trabajos sencillos que se aprenden a hacer en una tarde, hay personas haciendo trabajos más complejos recibiendo una paga ridícula o haciendo trabajos igual de sencillos pero no están protegidos trabajando en condiciones mucho peores. El alto costo que implica en un sector de la cadena mantener esos puestos de privilegio no puede dejar de relacionarse con el ajuste que se da por otro lado, en quienes carecen de ese poder de regulación.

¿Habría entonces que regular todos los oficios y profesiones? Más allá de la imposibilidad técnica existente por la lentitud de la Ley y las lagunas de su aplicación, el resultado final sería una desinversión paulatina, donde las únicas inversiones grandes son las “heredadas” de mejores épocas y las pocas inversiones de relevancia (ya no grandes) van de la mano de negociados con el Gobierno (¿suena familiar?) ante la ausencia de una posibilidad real de competencia en un entorno refractario a la iniciativa y que recompensa seguir el libreto.

¿Cuál es la salida entonces? Como diría algún revolucionario agrícola: “¡Vamos adelante, a desregular!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Regulación de oficios en Benceno el Sepulturero.

Meta