Obrita de teatro bastante pelotuda (al menos es breve)

octubre 17, 2012 § Deja un comentario

Una vereda comercial cualquiera, en una ciudad mediana o grande cualquiera. Se cruzan un hombre y una mujer, se saludan con familiaridad. Parecen hermanos, pero su vestimenta da a entender que, más allá de si eso es cierto o no, son colegas profesionales. Podrían estar uniformados como médicos, abogados, o lo que el criterio del intérprete sugiera. Hacia un costado del escenario, un poste de madera de los que se usan para tender cables que tienen esos clavos que forman escalones a los costados. 

Roberto: ¡Bom dia!

Mercedes: ¡Roberto!

Roberto: Lugar común, ¿Pregunto sobre algo que no me interesa conocer?

Mercedes: Respondo automáticamente, ¿te repregunto sobre algo que tampoco me interesa?

Roberto: Lugar común (ni que te fuese a responder), ¿y la pregunta de siempre?

Mercedes: La falsa respuesta de siempre

Roberto: Lugar común, ¿no?

Mercedes: Y, que se le va a hacer, vos viste que lugar común.

Roberto: Totalmente, lugar común.

Benceno (que está desde el principio de la escena viendo la escena subido sobre el poste, vestido con un mameluco azul de electricista y un cinturón con herramientas): ¡Por Zeús! ¡¿Cómo no se suicidan?! ¡¿Cómo no se ponen una bomba en su culo y encienden la mecha?!

Telón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Obrita de teatro bastante pelotuda (al menos es breve) en Benceno el Sepulturero.

Meta