Koan #3

mayo 10, 2012 § Deja un comentario

Cae lluvia furiosa, las veredas se van inundando. El único que había quedado en esa ciudad abandonada era un anciano, que no había querido huir.

Volvía a su casa, la única que tenía las ventanas todavía. En la entrada, un sobre con su nombre y dirección. Sin estampilla.

Lo abre: adentro hay una caja de fósforos en otro idioma, un fajo de billetes y un pasaje. Perplejo, lo ignora y abre la puerta de su casa. Cuando gira la llave, toda la manzana explota.

¿Hará ruido esa explosión?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Koan #3 en Benceno el Sepulturero.

Meta