Insoportable

mayo 4, 2012 § Deja un comentario

Nos encontramos en la plaza con Marta y Roberto.

Pura casualidad, hacía años que no los veía.

Por un momento, eludimos los temas de conversación insufribles (la inflación, la crisis) y nos preguntamos por pareja, familias, hijos, trabajos, viajes. Hablamos un rato. En lugar de partir en ese momento y retomar nuestras vidas, Marta me hizo recordar porque le había dejado de hablar al insistir en seguir conversando. Y ahí tuvo que sacar el tema del precio de la carne.

-Si hablan del precio del precio del kilo de bondiola me suicido acá mismo, avisé.

-Vos siempre tan exagerado. Pero no tan exagerado como el precio, ¿viste Roberto? El kilo de bondiola grasosa lo estoy pagando arriba de 40 pesos, es una barbaridad.

-Sí, es una barbaridad- respondió Roberto bovinamente.

Y ahí saque la cuarenta y cinco y me reventé la cabeza de un tiro, mientras les decía “Vayanse a la mierda, par de giles”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Insoportable en Benceno el Sepulturero.

Meta