Telúrico # 1

abril 26, 2012 § Deja un comentario

El medio de la pampa profunda, pretérita.

De escasos arboles e interminables gramíneas, antes de la invasión.

Un gaucho, a caballo, galopa por una huella que a duras penas se adivina, tan escaso es el tránsito. En dirección perpendicular, una carreta de dos caballos manejada por un anciano. Dentro de la cabina, cuatro hombres.

Intercambian los saludos de rigor, y el gaucho se muestra sorprendido por el grupo que viaja desde la nada hacia un destino igualmente desconocido. Además, llevan muy pocas provisiones. Temeroso de que sean apariciones, el gaucho se aprieta un huevo y palpa el crucifijo.

En ese momento, los 4 hombres de la cabina bajan, se ponen en fila, se quitan los sombreros, se alisan el frac y declaman solemnemente:

“El gaucho tiene la pampa.

La pampa tiene el ombú.

No sé que tenés vos.

Pero te vamos a ensartar,

sin prisa ni pausa te vamo’ a dar.”

Para los últimos dos versos, se había perdido la solemnidad y lo cantaron a un ritmo casi carnavalesco.

En ese momento, el caballo del gaucho se sentó sobre sus patas traseras, recogió la pava de su espalda, el mate, se cebó un cimarrón y mirando con desaprobación al grupo les dijo con equina voz:

“Al patriarca de Constantinopla,

cuando andaba de falopa,

le quedaba seca la manopla.”

Aprovechando la perplejidad que generó la réplica en el grupo, el gaucho le clavó el facón al viejo, y los cuatro solemnes se convirtieron en espantapájaros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Telúrico # 1 en Benceno el Sepulturero.

Meta