Joven Promesa

abril 18, 2012 § Deja un comentario

La premisa era fácil: compré un almanaque grande, y marcaba con azul -por aquello de “blue” que tanto usa Dos Passos- los días en los que me levantaba con ganas de pegarme un tiro, con verde los que no. Si había 15 círculos azules seguidos, me iba a pegar el tiro.

Pasaron algunos meses, llegué a los 8 y 9 días seguidos, pero en general algo cortaba la cadena, pues parecía que estaba a punto de lograr alguna cosa grandiosa. En esa ciudad infestada por los narcos, nos miraban a quienes nos dedicábamos a la ciencia con una especie de respeto chamánico.  Hasta que llegó noviembre.

Ese noviembre inusualmente frío y oscuro me perturbó, y ya iba por los 13 días. El día 14 fue peor todavía, y casi me decidí a adelantarme un día. Finalmente, con alivio, llegó el día 15.

Era fácil, ya tenía todo averiguado. Saqué un préstamo instantáneo por el cajero automático y me fui a la cueva donde se vendían armas y municiones robadas. Esperaba tener que pagar un precio altísimo, pero no me inquietaba. La única duda que tenía era el lugar: ¿el parque? ¿mi casa? ¿en el puente que cruza el río?

Llegué al lugar, simulando -innecesariamente- querer un arma por protección personal. Para seguir la inútil simulación, compré varias docenas de balas. Pagué una cantidad exorbitante, seguramente ayudado por mi cara de extranjero y creo que sorprendí al vendedor al no regatear. Pensaba en algo más importante: ya había decidido el lugar.

Concreté el pago. Para retirar el arma y las balas tenía que salir del local, cruzar por el frente de la biblioteca del pueblo, entrar por un callejón lateral y ahí recibirla por una pequeñísima ventana sin marcas.

Al pasar frente a la biblioteca, ¿hace falta decirlo? quedé envuelto en un tiroteo de los narcos: 8 balas se alojaron en mi cuerpo. Con una mezcla de sensación de fracaso y alivio, quedé deshecho sobre las escalinatas de la biblioteca.

Al día siguiente, los diarios lagrimearon tinta en desgarradoras editoriales que lamentaban la temprana muerte de una joven promesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Joven Promesa en Benceno el Sepulturero.

Meta