Control

El perro me mira. Demasiado.

Me mira fijo, se relame. Esta mal. Es satánico, perverso.

Debería intentar camuflarme con algo, transformarme en unicornio y escapar volando.

Me mira realmente fijo a los ojos, veo que mueve la trompa, los labios, ¿aúlla? No, ahí escucho claramente, dice algo:

“Eh amigo, convidá”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s