Inspección

marzo 10, 2012 § Deja un comentario

– Eh, Buenos días. Venimos de la secretaría de …
– Momento que estaba por hacer un llamado… ¿Si? ¿Carlos? Teneme el coche engrasado para la tarde que quiero ir para lo de Tito en la laguna… Sí … Sé… No sé… Bueh… Sí, dale, a las cinco.
– ¿Señor?
– ¿De dónde me decía que venía a comprar?
– No, a comprar no, a inspeccionar.
– ¿Qué querés inspeccionar? ¿Ésta?
– No, tu caja registradora. Dame toda la guita o te quemo.
– ¿Vos veías Alvin y las ardillas?
– ¿EH?
– Te preguntó si tenés tugurcios en el baño de Alf y si estás de acuerdo con la movida de Thomas Paine
– ¿De qué estás hablando?
¡ Tomá guacho!

Y en la distracción, le vació un cargador.

Las ventajas de la locura y un cerebro en constante movimiento, camino hacia ningún lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Inspección en Benceno el Sepulturero.

Meta