¿Cómo están tus cosas?

– ¿Roberto?

– ¡Qué hacés, che! ¿cómo andan tus cosas?

– Bien, retapice a nuevo al coche, la heladera está enfriando a lo pavo, el lavarropas me deja todo impecable y ya no pierde más el tanque de agua de casa ¿Vos cómo estás?

– Yo muy bien por suerte. Pero me alegro mucho por vos, después de tanto tiempo que estabas mal veo que ahora tus cosas van al pelo.

-Sí, mis cosas andan bien. Yo sigo con ganas de suicidarme día por medio, pero ahora la heladera me enfría joya, no lo puedo negar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s