La mano muerta del mercado y la permacultura

enero 12, 2012 § Deja un comentario

Durante los últimos meses, o quizás décadas, pero sobre todo meses, se habló mucho sobre el mercado. En especial, en relación al rol que juegan los subsidios, a nivel local (Argentina) y sobre como afecta el funcionamiento del mercado “libre” al resto de la economía de un país y, en definitiva, a la sociedad.

Vi que hay desde quienes tienen una fe ciega en la “capacidad” del mercado para resolver todos los problemas hasta quienes ven en él a un enemigo a castigar. A nadie escapa que el primer caso peca de ingenuo en la sociedad contemporánea, y que si bien, inevitablemente de alguna manera va a dar respuesta a diversos problemas, con un sistema totalemente irrestricto la “respuesta” puede ser contraria a lo que pretende una sociedad que se hace llamar civilizada, generando grados de sufrimiento e infelicidad innecesarios.

De todos modos no me parece un caso preocupante porque dentro de esos grupos, quienes han desarrollado más la idea hasta el grado de la implementación práctica, ven que, incluso luego de un período de transición, se llegaría a un mercado con poca o ninguna intervención, pero sí con un marco regulador. Más o menos complejo, exigente o restrictivo, pero si definiendo parámetros básicos para el “juego” del mercado.

Sí me parece preocupante el segundo caso, que caracterizó a la manipulación de la economía en Argentina. Desde diversos sectores, tanto ahora como en otros momentos, se creyó posible poder cerrarle el paso al mercado y clavarle en la nuca el puñal de la muerte como si de un toro se tratase. Permanentes “mercados negros” que surgen en paralelo al poner restricciones, y diversas vueltas para que, lo que se pretende evitar mediante una pared siga pasando demuestran su inutilidad.

¿Por qué? Creo, que hay una falla básica en el entendimiento de la economía, que tiene su correlato en la falla del entendimiento del ambiente y sus fuerzas.

Pensándolo bien, hay bastantes similitudes entre la Economía y el Ambiente. Son dos ciencias que estudian aspectos irrefutablemente fundamentales para la existencia humana, en las que sigue habiendo muchas disputas y áreas grises en temas clave. A la vez, la gente que decide sobre aspectos que determinan su realidad particular normalmente entiende poco y nada de la materia, e incluso si entiende, las presiones de diversos intereses hacen que las decisiones al respecto no estén basadas en lograr una situación óptima.

Y con esa base es que se dan todas las condiciones para que aparezcan sendas manos muertas. La mano muerta ambiental nos recuerda su presencia cuando creemos dominar una especie de insecto rociándolo con insecticida y reaparece aún más numeroso que antes, o cuando un río domesticado desborda las represas, o cuando los suelos sobreexplotados para producir cantidad astronómicas de productos agrícolas pierdan su fertilidad. La vía de la permacultura, más compleja pero infinitamente más rica y sustentable en el largo plazo, e incluso con otras ventajas para algunas posiciones morales, aprovecha estas manos muertas para generar una agricultura totalmente distinta, que no intenta eliminar esas fuerzas, sino encauzarlas en provecho mutuo. Así, planes como el control biológico de plagas, aprovechando la mano muerta, muestran su superioridad frente al modelo de ir contra la mano muerta  rociando miles de hectáreas indiscriminadamente con sustancias químicas cuyos efectos desconocemos.

Y, mientras caminaba, ayer me di cuenta que el caso de la economía es muy parecido.

Mientras intentemos ir contra la mano muerta, a la larga fracasaremos. Se dará otra crisis, inevitable. Será necesario ir junto a la mano muerta, subirse a caballo y, no con un costoso Estado interventor, sino mediante un marco regulación claro, acotado, efectivo y eficiente, que use como resortes para su aplicación las tendencias de esta mano, guiarla hacia un camino adecuado.

Obviamente, será más difícil, requerirá más trabajo inicialmente y lo que se quiera, pero parece que es la única solución.

Anuncios

Etiquetado:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La mano muerta del mercado y la permacultura en Benceno el Sepulturero.

Meta