Reencuentro

marzo 17, 2015 § Deja un comentario

El inmigrante es político cuando cree que la única opción de supervivencia es la acción pública común. Apolítico cuando encuentra en el acogedor anonimato y el bajo perfil su aliado.

Manuel es político. Francisco, apolítico.

Manuel trajo de Oviedo su militancia incansable y violenta, que encontró continuación en las tierras del Sur. Francisco trajo recuerdos de familiares perdidos en una lucha de la que se cansó antes de empezarla.

Desde la sala de espera de una escribanía, Francisco escucha a Manuel, que se agita dentro de la oficina del letrado, peleándose a viva voz por una herencia.

El acento lo delata. Sin haberlo visto en su vida, Francisco entiende que Manuel es compatriota. Probablemente varios años mayor qué el, lo imagina en esa difusa etapa entre la adultez y la vejez: deteriorado, pero todavía con vigor y peligroso. Su voz revela indignación cuando empieza a enumerar los motivos de su reclamo.

Argumenta sobre su pasado militante y sus derechos. Cada palabra le recuerda a Francisco a una calle, a un rincón de la Plaza de la Escandalera, a su casa natal y a los muertos que dejó sin enterrar cuando huyó.

Respira hondo. Presta atención, porque quisiera no entender.

Si no entendiese, no necesitaría perdonar. Pero entiende, y no puede perdonar.

Porque pasó algo más que una década, pero lo que pasó en la Guerra, aún no se puede perdonar ni olvidar. Porque en ese preludio de la destrucción total de Europa, se cocinó la destrucción de Francisco, que lo arrojó a una ciudad perdida del interior uruguayo.

Y entiende que no tiene padres por culpa de ese hombre que está del otro lado de la pared.

Manuel abre la puerta, agitado, pensando en los próximos pasos legales a seguir tras su infructuosa visita. Francisco lo mira, y sabe que el próximo paso de Manuel será el último.

Nueva manera de anunciar el billete de 1000 pesos argentinos sin reconocer la inflación

mayo 22, 2013 § Deja un comentario

Casi un año después, sigue sin estar el billete.  Ahora se agrega una razón de peso. Pero no se puede admitir así nomás. Yo diría…

6)”En el marco de la lucha contra el capitalismo salvaje, facilitamos el traslado de fondos revolucionarios a los focos anticapitalistas, reduciendo la pesadez de los fuertes pesos argentinos que viajan apoyando el progresismo en todo el mundo.” Es mucho más elegante que “nos llevamos la papa a Suiza, cuna del chavismo intransigente”.

AR$1000:

5)” Dentro del paradigma del desarrollo sustentable, la Argentina se incorpora reduciendo la cantidad de materias primas usadas para imprimir los billetes al lanzar una nueva serie de mayor denominación, dando un paso más hacia la transición a una economía sustentable y popular”. Nunca está de mas agregar que es para el pueblo.

4)” Tanto revisionismo histórico pro-morenista nos hizo impostergable la necesidad de incorporar su efigie en la moneda nacional. Para evitar generar una controversia reemplazando a alguno (si bien en estos tiempos hay varios caídos en desgracia), hacemos un billete nuevo” Pero esto falla, ¿por qué de mayor denominación? Versión mejorada: “Néstor vale, por lo menos, 10 veces más que Roca. Así que haremos un billete de 1000 pesos con la cara de Néstor”.

3) “La inexorable mejora en la distribución del ingreso y la recomposición salarial de la masa obrera hacen indispensable un nuevo billete que sirva para portar ese valor extra, ese poder de compra que tienen hoy todos los argentinos y argentinas cuando quieren manejarse en efectivo, sin la intermediación tan temida de los bancos”. No está de más darle un palo a los bancos para la gilada, total ellos saben que después los negociados siguen estando y no se ofenden por boludeces. 

2) “Hemos llegado a un acuerdo con los trabajadores de supermercados y otros cajeros: para facilitar el recuento de efectivo y minimizar el riesgo de lesiones por movimientos reiterados al contar la enorme cantidad de billetes que la pujante economía pone en sus manos cada día, implementaremos los billetes de 1000 pesos”. Estás protegiendo a los trabajadores, boludo, ¿qué más podés pedir?

1) “Ante el pedido de los argentinos que quieren usar sus pesos para ahorrar, y los bancos centrales extranjeros que quieren tener sus reservas en pesos argentinos físicos, lanzamos este billete que es un símbolo de la grandeza de nuestra moneda y facilitará su traslado y atesoramiento”.

 

Entrega #1

enero 2, 2013 § Deja un comentario

Fue otro día caluroso del 2042 aquel en el que se inauguró la famosa conferencia Río +50.

Con la perspectiva que me da el año y medio transcurrido, entiendo lo inútil que resultó. El comité de los países sumergidos redactó otro duro documento acusando a sus poderosos vecinos del Norte de trabar las negociaciones intencionalmente desde su comienzo, en el siglo pasado. Como suele pasar con esos documentos, quedó en la nada. Por eso me senté a escribir este resumen de lo acontecido, tratando de encontrar algo de sentido que explique el camino que tomamos.

Durante el siglo XX se había completado la expansión agrícola intensiva en los grandes espacios de América: la llanura chacho pampeana, las grandes planicies de Norteamérica, el Sur brasilero y el Este paraguayo. Incluso los territorios de Australia y África que eran factibles de incorporar se habían sumado. Durante ese mismo siglo, se intensificó también la producción en los grandes centros productivos tradicionales como el Huang-He, los valles de Centroamérica, el Mediterráneo y los deltas de la India y el Sudeste asiático. Parte de la historia es confusa, pero estamos bastante seguros de que esto fue así.

A principios del siglo XXI, parecía que no quedaban grandes extensiones potenciales para incorporar, y el declive en los rendimientos agrícolas que se hizo grave y notorio a partir del 2015 empezó a ser un tema de conversación. Uno de los foros donde se debatía eso eran las reuniones para continuar discutiendo la implementación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Hoy, con la ventaja de la perspectiva, queda claro que ciertos países tenían un sólo interés: dilatar las negociaciones indefinidamente. Transcribo una perla de la reunión del 2024 en Nairobi: “Las transferencias de recursos deben rescatar la integridad culturar y moral de los países que subsidios ecológicamente a otros y reflejar el desequilibrio, que sean para países en desarrollo, desarrollados, ricos pobres o indigentes es un dato anecdótico que nos oculta el verdadero problema”. Es la frase que usó el representante canadiense cuando, al ver un peligroso avance en las negociaciones, propuso que los países que recibían ayuda humanitaria suscriban un fondo para compensar las emisiones de gases de efecto invernadero debidas a la producción de aquellos alimentos. Obviamente, esa cumbre también falló.

Así, se escapó en cada negociación la posibilidad de un acuerdo, se corría de costado cada vez que parecía estar al alcance de los negociadores. Kyoto pasó como una ráfaga, lo más parecido a un acuerdo que se logro alguna vez. Es llamativo como, en perspectiva, el originalmente considerado como “fracasado” Kyoto pareció un éxito rotundo en comparación con los nulos acuerdos posteriores. El de Doha en 2021, lo más parecido a un sucesor de Kyoto, fue ratificado por una miserable docena de países.

Hace unos años, encontramos un impreso del informe del IPCC del 2007. Resulta sorprendente lo acertado que fueron los pronósticos, especialmente algunos de los más pesimistas. Por eso, y el fracaso de la última reunión, decidimos esto, venir a este reducto.

Masa crítica en reacción

diciembre 29, 2012 § Deja un comentario

Crónica de la masa crítica por ítem:

1- La vuelta al Obelisco: una bicicleta. Luego otra, empiezan las vueltas. Una, otra. Se van sumando. Vueltas, decenas. Así comienza, después de largas vueltas la marcha. Se llega a la masa crítica y comienza el camino.

2- Primer cruce con motos: Se cruza una moto. La bicicleta frena, obligando a la moto a frenar. Sólo puteadas.

3- La moto de Independencia: Se cruza otra moto. La bicicleta frena, obligando a la moto a frenar. Golpes de puño de dudosa calidad, clima ridículo.

4- La mujer de Rivadavia: Una vieja pregunta por el motivo. Se le explica. Se alegra, y dice preferirlo a las drogas y el alcohol. Desconoce la cantidad de droga y alcohol circulando, no sintió la humareda marihuanesca que se va en el dudoso, lento, imprudente y desorganizado fondo de la masa.

5- Me dejaste sólo: Cada cruce de calle, se forman tapones de bicicletas. Normalmente, 4 o 5. En una ocasión, el cronista queda sólo contra 3 carriles. Se resiste el asedio con éxito.

6- Rumores en Honorio: Se rumorea que hay un ciclista (que se peleó contra un motociclista) detenido en una comisaría.  Las respuestas que el cronista escucha desde cerca son propuestas de dar a conocer en una u otra red social la situación. No prospera la propuesta de parar un par de miles de ciclistas en la puerta de la comisaría.

7- Moto impaciente: Otro incidente, otro conflicto. Rodeado de bicicletas, frena. Casi sin golpes, muchas puteadas.

En defensa del tiempo muerto

diciembre 26, 2012 § Deja un comentario

En una sociedad sin tiempo muerto no hay más descubrimientos.

Señales #1

noviembre 29, 2012 § Deja un comentario

En una ciudad que busca una distracción, un escape, algo nuevo constantemente hay que estar atento a las señales. La señal de que algo estuvo (en el pasado) bueno y de que ahora es una mierda es clara: está lleno de hippies vendiendo pan relleno.

Si encima insisten en que es pan relleno vegetariano, u ofrecen uno que es “caprese” (jajaja), mucho peor.

Futuro invisible

noviembre 28, 2012 § Deja un comentario

Nota para muchos políticos:

Una sociedad puede tolerar casi cualquier cosa si se la convence de que es para un futuro mejor, o si parece que se está mejorando.

Cuando parece que no hay futuro, se destruye la sociedad.

Hay que dejar una guía de escape, como si estás rodeando a un animal. Que esa vía de escape lleve a un precipicio (si el animal no lo sabe) no es un problema. La cuestión está en no dejar de servirle en bandeja esa mentira.